Momentos.



¡Hola, preciosos! Finalmente estoy de vacaciones y estoy increíblemente feliz de volver con ustedes, de dedicarme tiempo para mí y de sacar un poco de tiempo para el blog, ya pedía a gritos estos días de descanso. Ya tengo la mente cargada de cositas buenas por allí.

Hoy les escribo con reflexión: Todos los días me doy cuenta de la poca importancia que le damos al hecho de vivir, de vivir cada momento como único y de atraer cosas buenas y positivas a nuestra vida por más mínimas que sean. A veces preferimos criticar y no nos ocupamos de lo que está mal o incompleto en nosotros, o nos quejamos de tonterías y dejamos entrar cualquier carga negativa o de estrés a nuestro cuerpo que al final, no sirve de nada. Dejamos de atrevernos a inventar cualquier aventura o cualquier experiencia nueva y maravillosa porque nos ponemos nuestros propios límites, o "lo dejamos para después", ¿Y si ese después no llega? ¿Y si mañana ya es muy tarde?.

Con el tiempo me he dado cuenta de lo frágil, endeble y corta que resulta la vida, y de que todo se trata de actuar y dejar que las cosas se materialicen sin postergarlo demasiado o dejarlo de segundo plano para otro momento, porque la vida se nos va en un instante. ¿Y para qué llegar a viejos y darnos cuenta de todas esas cosas que desaprovechamos, cuando aún podemos hacerlo?.

De eso quise hablar en este post; De disfrutar, agradecer y darle la importancia que se merece cada día y que cada minuto que nos regala la vida. Que así sea el día menos divertido de la semana, que lo hagamos especial con un detalle que nos haga felices por unos segundos. Que antes de esperar que alguien más nos ame, empecemos a amarnos nosotros mismo, con todo y lo que somos.


Fotos: Victor Mata

Vestido y flats: Aishop / Collar: Accessorize / Cartera: Balú Accesorios







¡Les mando mucho amor!
Y recuerden..

¡Sonrían y sean felices, que la vida es demasiado corta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario